¿CÓMO PINTAR LAS PUERTAS DE UNA MANERA SENCILLA?

Las puertas de una casa son un elemento que puede sufrir muchos desgastes. ¿Es necesario cambiarlas? ¡No! píntalas y presumirás de puertas nuevas, y además podrás dar un giro a la decoración de tus habitaciones.  ¡No te preocupes! es más sencillo de lo que piensas. Eso sí, en estos trabajos hay que tener paciencia para conseguir un buen resultado.

¿Qué pasos debemos seguir para poder hacerlo nosotros mismos?

MATERIAL

Reúne los materiales para pintar la puerta:

  • Cartón o papel para no manchar el suelo
  • Pintura: Dependiendo del material, estado, si es interior o exterior y color de las puertas será recomendable una pintura u otra. Lo mejor es consultar directamente con profesionales que te asesorarán sobre qué producto es el adecuado. En Dispival estaremos encantados de ofrecerte la mejor solución. Por ejemplo en nuestra tienda o en nuestra web de venta on line puedes encontrar las siguientes opciones
  1. Esmalte al agua satinado seda
  2. Esmalte ALP LAC satinado alta resistencia
  • Brocha
  • Rodillo de cantos redondeados y cubeta para dosificar bien el producto. Este rodillo velourex es una excelente opción
  • Imprimación. Al igual que con la pintura, hay distintas opciones
  1. Imprimación selladora al agua
  2. Imprimación selladora al disolvente

PREPARACIÓN DE LA PUERTA

Lo primero es saber qué color le vas a dar a tus nuevas puertas y, sobre todo, contar con el que tienen y el color del resto de los elementos de tu casa, sobre todo de las paredes para que quede un espacio con armonía en los colores.

Lo ideal es quitar las puertas para pintarlas, pero es posible que este paso te eche para atrás, algo normal ya que hay que tener habilidad, paciencia, y un espacio bastante amplio para colocarlas. Las manivelas y mecanismos son muy fáciles de quitar y poner con un destornillador de estrella y quitándolos no habrá peligro de que se manchen al pintar la puerta. Si no quieres desmontarlo todo, enmascara con cinta de carrocero cualquier zona que desees que queden intacta.

 

También recomendamos poner cartón en el suelo y preparar la pared continua con un poco de cinta de carrocero. Pon un trozo de cartón o una pinza para calzar la puerta para que no se mueva mientras trabajamos.

La puerta debe estar libre de polvo y grasa. Lo ideal es usar un disolvente desengrasante, porque es muy importante que no deje residuos (por ejemplo, no sirve un desengrasante normal KH7 ya que limpia pero deja una capa que no puede existir si vamos a pintar)

Lo mismo hay que hacer con el material de pintura, limpiarlo. Hay que  lavar bien los rodillos y brochas para eliminar los posibles pelos sueltos evitando que queden en la pintura.

IMPRIMACIÓN

Para un resultado profesional lo mejor es lijar un poco la puerta con una lija fina (importante limpiar bien el polvo después del lijado). Por lo general, antes de pintar, hay que dar imprimación (a veces incluso dos capas)  para permitir que la pintura se fije y que no salte con cualquier mínimo roce. Existen varios tipos de imprimación, al  igual que con la pintura, lo mejor es que consultes con un profesional para que te ofrezca la que mejor se adapta a tu caso. Empezamos dando imprimación con la brocha en los rincones y con el rodillo las partes más planas.

Tras dar la imprimación y que esté seco, volvemos a lijar con la lija de grano fino para dejar un acabado suave y fino, y volvemos a limpiar para quitar todo el polvo con un trapo seco.

PINTURA

Para empezar a pintar mira bien las recomendaciones del fabricante  para esperar el tiempo adecuado de secado. Verás que después de dar la imprimación la pintura  se aplica muy fácilmente. Antes de pintar recuerda remover la pintura en movimientos circulares para que el color sea homogéneo. No hay que agitar, esto es muy importante.

Podemos utilizar tanto brocha como rodillo. Lo más normal es que uses la brocha en esquinas y molduras, y después el rodillo en las superficies planas (igual que con la imprimación)

Ambos materiales, se deben cargar  adecuadamente, la brocha se moja en la pintura sólo el primer centímetro y se escurre en un lateral del recipiente, nunca en el borde. El rodillo se debe de cargar bien por igual, dando vueltas sobre la cubeta y escurriendo hasta que esté cargado por todas partes.

Al aplicar el rodillo sobre la superficie debemos descargar toda la pintura que lleva, repasaremos varias veces para que no queden en la superficies las rayas de los extremos que suelen soltar más pintura. Esta primera mano la aplicaremos de arriba a abajo verticalmente por toda la puerta, dejamos secar la pintura. Si hay que dar más pasadas, se harán una vez se seque la pintura. Recuerda que el resultado será mejor dando varias capas con poca pintura que intentar dar una sola mano con mucha pintura

Si vas a pintar una puerta de madera, pinta con dirección a la veta, que es la dirección en la que la madera parece fluir.

Deberás aplicar al menos dos capas de pintura, para garantizar que cubre toda la superficie correctamente y ten muy en cuenta los tiempos de secado

SECAR Y RETIRAR ENCINTADO

Una vez seco, podemos retirar el encintado, podemos ayudarnos con unas pinzas y con un cúter si es necesario. Cuando hayas acabado verás que pintar las puertas aporta un gran cambio en las estancias y además, nada más gratificante que hacerlo uno mismo.

 

Comparte en Redes Sociales
Publicado en General, Pintura general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *