Papel pintado

Papel pintado

Las paredes juegan un papel muy importante en la decoración de un hogar o de un negocio. Una buena elección puede hacer maravillas y transformar cualquier estancia. Con papel y pintura decorativa puedes convertir las paredes de tu casa en los protagonistas de la decoración.

Cuando se habla de papel pintado, se tiende a pensar en aquella época de los 70 en los que estaba en casi todas las paredes de los hogares con motivos florados y dibujos repetidos que hoy nos pueden parecer vintage. Después de una larga pausa el papel pintado ha vuelto, y con una gran fuerza.

Los papeles pintados permiten una personalización del espacio que con el rodillo jamás se podría conseguir: crea ambientes únicos.
Nos permite decorar cualquier habitación de forma rápida, sencilla y económica. A día de hoy se presenta como uno de los principales recursos para decorar debido a su gran versatilidad.

El mantenimiento del papel pintado depende de su tipología y, normalmente, viene indicado a través de símbolos en los propios embalajes. Es recomendable tener en cuenta el papel de pared dependiendo de la estancia que vayamos a empapelar y sobre todo el estado de las paredes. A continuación te mostramos qué tipos de papel pintado puedes encontrar.

TIPOS DE PAPEL PINTADO

Existen muchos tipos: acrílico, sintético, textil, de vinilo, de chapa de madera, de fibras naturales, e incluso existe un papel pintado electromagnético que evita la corriente estática. Nos centraremos en las clases de papeles más usados y sus principales características.

Papel pintado gofrado: Es el papel más habitual, el de toda la vida Consta de una sola capa de papel y se coloca en la pared con la ayuda de cola. .Son difíciles de lavar y tiene una resistencia moderada a la luz por lo que es mejor colocarlos en lugares donde no haya mucho desgaste.     

                                                                                                                                               


Papel vinilizado: son papeles con una capa de barniz que los protege, pudiendo lavarse, pero no tan fácilmente como los vinílicos. Se recomienda su uso en toda la casa siempre que no haya un excesivo tránsito. Para limpiar alguna mancha se recomienda pasar una esponja o trapo suave. La colocación de estos papeles es encolar la pared y el papel.

                                                                                                                                               

Papel vinílico: está fabricado con una base de papel con una capa de PVC que le protege de la humedad y hace que pueda limpiarse muy fácilmente con un trapo húmedo. Este tipo de papel es muy recomendable para lugares expuestos a la humedad, como cocinas y baños. También es muy útil para los cuartos de niños por la comodidad de poder limpiarlos fácilmente. Es el tipo de papel más resistente por lo que también es el más adecuado para locales comerciales, oficinas, hoteles…). Para su colocación hay que utilizar cola ,humedeciendo tanto la pared como el papel.

                                                                                                                                    

Papel de base textil: el papel pintado con base textil es aquel papel al que se adhieren una serie de fibras de origen natural. Estas pueden ser de algodón, de seda o de otros materiales. Los hilados se intercalan de forma paralela o entretejida. A la vista, el acabado del papel pintado con base textil es muy atractivo. Es un material elegante y con gran aporte a la decoración siendo uno de los papeles más utilizados tradicionalmente en decoración. Hoy en día está superado por otros materiales, puesto que resulta de complicada limpieza y más engorroso de colocar(es aconsejable que la realice un especialista en empapelado). También indicar que una vez puesto, tampoco es fácil quitar.

                                                                                                                                                 

Papel pintado tejido-no tejido: uno de las variantes de papel pintado de base textil, más versátil, se denomina de tejido-no tejido (TNT o non woven). Sobre el soporte textil presenta una capa vinílica acrílica y barnizada, que le permite mantenerse impermeable y, por tanto, que pueda ser lavado con facilidad. La denominación tejido-no tejido hace referencia a que las fibras que conforman la base textil están unidas sin ser tejidas, sin formar hilos.

                                                                                                                                                        

Papel pintado texturado: está fabricado con una base de papel con relieve con un barniz o vinilo que lo hace lavable. Recomendados para aquellas paredes que tienen imperfecciones o defectos de acabado. Las texturas y relieves del papel consiguen disimular esos fallos y acabar con las imperfecciones a las que, inevitablemente, siempre se dirige nuestra mirada. El resultado final es tanto elegante como moderno. Es sencillo de colocar ya que no requiere un estiramiento tan importante como los demás papeles. Por el contrario, hay que tener ciertas precauciones para evitar aplastar el volumen de los relieves.

                                                                                                                                                

Cenefas de papel pintado: si buscas un complemento decorativo para cualquier pared de tu casa, esta es la mejor opción. Si no quieres empapelar una pared entera, puedes utilizar las cenefas sobre la pared pintada y darle personalidad y un toque especial a la estancia. Son rollos de papel estrecho que permiten dar un toque diferente a una habitación aunque esté pintada, o como remate de un papel pintado colocado hasta la mitad de la pared, a modo de friso.

                                                                                                                                     

Papel pintable: es una de las últimas tendencias en decoración especialmente para niños. Incluye una gran variedad de acabados que se pueden pintar bien con tiza a con rotuladores. Su ventaja es que cuando se decide cambiarlo por una pintura no hace falta quitarlo ya que se puede pintar encima. Son muy utilizados en sitios de mucho paso, pasillos, descansillos de pisos y oficinas.. Hay que tener en cuenta que al no tener una cubierta plástica, si se mancha, no es fácil limpiarlo.

                                                                                                                                                    

Trás una breve descripción de los tipos de papel más comunes, vamos a centranos en sus características generales para que veas que puede ser una alternativa estupenda en tus paredes.

CARACTERÍSTICAS DEL PAPEL PINTADO

Resistencia: los nuevos materiales y los sistemas de elaboración de los papeles de pared consiguen resultados muy resistentes y duraderos (siempre que se haga una buena elección del papel teniendo en cuenta la zona donde s eva a colocar). Su resistencia es superior a la de la pintura estándar. Con el tiempo es normal que la pintura de las paredes se despegue en ciertos puntos por algún que otro golpe. Sin embargo, el papel pintado es más resistente al tiempo y aguantará hasta que tú decidas quitarlo.

Variedad de diseños: en la actualidad se puede acceder a una cantidad casi innumerable de diseños que pueden dar respuesta a cualquier tipo de estilo decorativo. Infinidad de colores y combinaciones para todos los gustos. Con las nuevas tecnologías la calidad de las impresiones ha crecido enormemente, pudiendo llegar a imprimir fotografías que nosotros elijamos para empapelar una pared, los llamados fotomurales. También se pueden encontrar papeles pintados de diferentes texturas, imitando distintos materiales: piedras, madera, tela, pieles…El papel pintado te ayudará a que las diferentes estancias de tu hogar cuenten con mucha personalidad.

Facilidad de uso y colocación. Colocar el papel pintado es muy sencillo y cualquiera puede hacerlo. El diseño y los modernos adhesivos de componentes sintéticos facilitan la colocación y, no menos importante, la retirada del papel cuando se desea un cambio estético.

Gran capacidad de combinación con diferentes acabados y pintura. Se acabó pensar que es necesario empapelar toda la habitación con un solo papel, la combinación de tonos, colores acabados y texturas amplía al máximo las posibilidades de creatividad y diseño. Es una interesante solución aprovechar un atractivo diseño para crear secciones interesantes en zonas concretas. Un trozo de papel colocado del modo adecuado realiza una función similar a la de un cuadro bien escogido. También se rompe la sensación que dan las paredes pintadas planas

                                                                                                                                        


Limpieza. El papel pintado se puede limpiar fácilmente. Aunque antes de nada hay que leer las instrucciones del fabricante, la gran mayoría de los papeles pintados se puede limpiar perfectamente con una esponja humedecida ligeramente con agua templada y un poco de jabón. Por supuesto, también hay que tener en cuenta que las imperfecciones en las paredes se notarán mucho menos que con la pintura.

Precios. En contra de los que se suele pensar, decorar con papel pintado no resulta caro si se sabe escoger bien entre la gran variedad de precios.

En Dispival, disponemos de más de 200 catálogos de las marcas más prestigiosas (Rasch, Casadeco, Ibero Stil, Disbar, Caselio, Fiona, Murella, Saint Honoré…) con los que lograrás que cada una de las estancias de tu casa cuente con una especial personalidad y un aspecto que podrás cambiar siempre que lo desees.

                                                                                                               

Deje una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No se publica)
   Sitio Web: (URL conhttp://)
* Comentario:
Introduce el código